Cuando hablamos de Responsabilidad Social Corporativa, no puedo evitar usar el símil entre el cuerpo humano y la sociedad. Cuando hay desequilibrios en un cuerpo, se producen enfermedades. Al igual que ocurre con la sociedad, que cuando hay desigualdad se produce discriminación, pobreza, explotación laboral, etc.

La RSC es una de las soluciones para curar esas enfermedades, esos males endémicos que nos encontramos cada día en este mundo globalizado. Cada vez, las empresas están mas concienciadas de que la Administración o los gobiernos no pueden ayudar con los medios con los que cuentan a los miles de personas que viven en la pobreza, que no tienen un hogar digno, que luchan contra enfermedades y un largo etcétera.

Las empresas privadas debemos aceptar un papel protagonista en esta lucha, no podemos vivir ajenos a las dificultades y las injusticias que vemos cada día. Debemos devolverle a la sociedad parte de lo mucho que nos da.

De nada sirve hablar de EBITDA, TIR, ROI, Cash-flows si no van acompañados de beneficios a los demás. Para mi, el éxito se mide en saber cuantas personas viven mejor gracias a que tu existes, eso es el verdadero éxito en esta vida. Mucho más allá de generar mas o menos dividendos en nuestras empresas a final de año.

«Si no estás haciendo que la vida de otros sea mejor, entonces estás perdiendo el tiempo» – Will Smith

Pero en mi opinión, debemos cambiar el enfoque. Al igual que ocurre en la medicina, hay dos formas de afrontar las enfermedades: buscando tratamientos para curarlas o buscando terapias, hábitos o conductas para prevenirlas.

De esto trata la RSC 2.0, que no busca tanto solucionar los desequilibrios actuales, sino atacar el origen de los mismos. No le des a un hombre un pescado para comer, porque tendrá alimento para un día. Dale una caña y enséñale a pescar, porque tendrá alimento para siempre.

No podemos dar de lado a los que ahora lo pasan mal. Sin duda hay que ayudarles. Pero debemos centrar nuestros esfuerzos en hacer una sociedad más justa en origen, sin discriminar por sexo, raza o religión. Ayudemos a que todos los niños tengan acceso a la educación, favorezcamos que hombres y mujeres tengan igualdad salarial, ayudemos a los países mas pobres a desarrollarse…Se pueden hacer miles de pequeñas cosas, pequeños gestos que todos unidos marquen la diferencia.

  • La solución no es dar una renta vital, es favorecer las rentas del trabajo.
  • La solución no es acoger a todos los inmigrantes en España, es favorecer el desarrollo en sus países de origen.
  • La solución no es plantar miles de árboles, es contaminar menos y evitar la tala incontrolada.
  • La solución no es una manifestación contra el racismo, es la educación en casa y en las escuelas, donde se debe aprender que todos somos iguales y que tenemos los mismo derechos.

Ya no concibo un proyecto en el que me involucre y no tenga un claro enfoque social. Desde Pinatar Arena Real Estate destinamos parte de nuestros honorarios a diversas ONG y asociaciones de manera conjunta con nuestros clientes, porque entendemos que debemos aportar nuestro granito de arena. Y al igual ocurre con el proyecto Mediterraners, donde los fundadores tenemos como objetivo dejar un mundo mejor que el actual, sino el negocio no tendrá sentido.

Ha llegado el momento en el que todos, en la medida de nuestras posibilidades afrontemos este tema de forma activa.

Publicado por Toni Garcia

Hola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *